El viernes 23 de enero de 1959

Enero, al parecer, no es el mes de las buenas nuevas para la Tercera. Habían transcurrido cincuenta y dos años de aquella horrible desgracia, en la cual perdieron la vida nuestros primeros mártires: Devés y Van Buren.

Un veraniego viernes 23 de enero de 1959 todo era vacaciones para algunos, otros, como por ejemplo los bomberos porteños, regocijados porque una Compañía de nuestro propia ciudad justo aquel día enteraba su primer centenario de vida (La Sexta).

A las 11:50 horas sonaron los timbres de alarma, indicándose como sitio amagado un inmueble de la calle San Benito del Cerro Larraín. Nuestro carro sale al mando del Teniente 1º señor Aníbal Cruzat Matta, conducido por el Cuartelero señor Manuel Urra Riveros y tripulado por el Sargento 2º señor Víctor Jeanneret Chellew, el voluntario señor Pedro Sepúlveda, el voluntario de la 2ª Compañía señor Gustavo Neckelmann W. Y por el Ayudante de Cuartelero señor Carlos Urra, hijo del conductor.

Nuestro carro American La France enfiló por la Avenida Pedro Montt, una serie de circunstancias impredecibles se conjugaron en el cruce de esa avenida con Uruguay. Un trolebús estaba reiniciando su movimiento tras estar detenido en la esquina, lo que no permitió la visión de nuestro Cuartelero para visualizar lo que venía desde calle Uruguay. A su vez, el carro Mack de la 5ª Compañía, que tenía su cuartel provisorio en calle Van Buren, bajaba por Avenida Uruguay para tomar Pedro Montt. Al llegar al cruce, se encontró con una camioneta indebidamente detenida que le impedía el libre tránsito, en el medio de la calle se había formado un montículo de arena extraída desde el cauce de aquel cruce. Todo esto se confabuló para que el Cuartelero de la 5ª tuviese que hacer una maniobra desesperada y doblar en Pedro Montt sin visión alguna . La colisión fue feroz. El carro de la Tercera se encontró de pronto con el carro de la 5ª, al que chocó por la parte trasera, ya que éste estaba cruzando la calzada.

Debido al violento impacto, el carro de la 5ª giró sobre sí mismo dos veces y se precipitó, sin control, sobre el trolebús 823, rebotando en él y girando nuevamente esta vez en sentido contrario, pasando a llevar a un comerciante ambulante.

El carro de la 3ª, aún cuando su velocidad disminuyó ostensiblemente al chocar con el de la 5ª, alcanzó a desplazarse algunos metros más, atropellando a su paso a un transeúnte. La cabina de nuestro carro quedó totalmente destrozada.

Después de eternos cuatro minutos de esfuerzos, se logró rescatar de entre los fierros al Cuartelero señor Urra y al Teniente 1º señor Cruzat y llevados a la Asistencia Pública. El Teniente Aníbal Cruzat, pese a los esfuerzos médicos, pereció posteriormente. Los otros tripulantes del carro terminaron heridos. El Sargento Víctor Jeanneret y el voluntario Neckelmann de cierta consideración y, en forma leve, el voluntario Sepúlveda y el ayudante de cuartelero Urra.

En el carro de la 5ª, conducido por el Cuartelero Carlos Valdés, viajaba en la cabina el Secretario señor Luis Rigal y, en la parte trasera, el voluntario Eduardo Fernández y el ayudante del Cuartelero Santiago Guastavino. Estos últimos fueron lanzados lejos tras el impacto y trasladados a la Asistencia Pública. Pasadas las 13 horas falleció el señor Guastavino, en tanto, el voluntario Fernández quedó hospitalizado con contusiones diversas. El Cuartelero luego de ser atendido quedó en observación en la propia Asistencia. El señor Rigal resultó ileso.

Posteriormente, falleció el comerciante ambulante atropellado por el carro de la 5ª.

Un momento de pánico sobrevino cuando nuestro carro American La France comenzó a incendiarse, siendo dominado el fuego por voluntarios y transeúntes presentes en el lugar.

Pocos minutos después de producido el accidente, se hicieron presentes autoridades civiles, del Cuerpo de Bomberos y Carabineros, con el objeto de informarse de la magnitud de la tragedia.

El lunes 26 falleció nuestro Cuartelero Manuel Urra Riveros al no reponerse de las graves heridas recibidas.

En un gesto que la enaltece, la Sexta Compañía, que como señalábamos celebraba aquel día 23 su primer centenario, pospuso todas sus celebraciones para tan magna fecha en señal de duelo por lo acontecido.

El Teniente Aníbal Cruzat Matta había ingresado a la Tercera el 4 de marzo de 1943. El año 1946 fue elegido Ayudante, el año 1948 fue nombrado Sargento 2º y Maquinista. Soltero, licenciado en Derecho, contaba a la fecha de su muerte con 36 años de vida. Era hijo del abogado, profesor. ex senador y ex intendente, señor Aníbal Cruzat Ortega y de la señora Sara Matta, una de las damas directoras del Hospital de Niños de Valparaíso.

Teniente 1° Anibal Cruzat Matta

El año 1954 había recibido su premio por 10 años de servicio. El año 1959 había sido elegido Teniente 1º. Su cariño por la Compañía lo había hecho incorporarse permanentemente a la Guardia Nocturna. En su vida particular se dedicaba a actvidades comerciales. Su pasión y dedicación la tenía depositada en el material rodante de la Tercera.

Al mediodía del día 24 de enero se hizo presente en nuestro cuartel S.E. el Presidente de la República don Jorge Alessandri Rodríguez para presentar sus condolencias.

El Cuartelero Manuel Urra Riveros había ingresado como tal a la Tercera el año 1949 era casado con la señora María Cristina Vidal y tenía dos hijos: Patricio y Carlos. Ambos siguieron las aguas de su padre. Patricio toda su vida la dedicó a ser Cuartelero de la 4ª Compañía, Carlos, en primera instancia, continuó como Cuartelero en la Tercera, pero después renunció para dedicarse a otras labores particulares.

Cuartelero Manuel Urra Riveros

Manuel Urra había tenido la dicha de recibir el flamante carro American La France el año 1950, toda una revolución en los carrobombas existentes en Valparaíso, quiso el destino que perdiera la vida conduciéndolo.

Categories:

Tags:

Aún sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.